Connect with us

Hola, qué estás buscando?

Ciencia

La amenaza global de la variante Delta plantea una nueva era de la pandemia para los no vacunados

El informe de los CDC de Estados Unidos que se conoció hoy reveló que la guerra contra el COVID-19 ahora ha cambiado. ¿Por qué esta cepa preocupa a la comunidad científica?

La variante Delta de COVID-19, una de las variantes de preocupación según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y presente hoy en 124 países, es hoy uno de los ítems que más preocupan a la comunidad científica y a la población mundial. La cepa ya es dominante en Europa y ahora hay preocupación en la región de Latinoamérica. Sin ir más lejos, en Brasil se confirmó la semana pasada que ya es de circulación comunitaria y en Paraguay, hay sospechas que de momento a otro también lo sea. Esto pone en alerta a Argentina por tratarse de una región fronteriza.

¿Por qué esta cepa, que hoy ya circula de forma comunitaria en la Ciudad de Buenos y Córdoba, preocupa tanto a la comunidad científica? El prolongamiento propio de pandemia es una de las respuestas. Por otro lado, porque el porcentaje de no vacunados sigue siendo grande. En tercer lugar, las nuevas variantes como Delta generan más contagiosidad y eso hace que haya más variantes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos consideran que la variante Delta del coronavirus es tan contagiosa como la varicela y podría causar enfermedad grave, pero los vacunados no corren riesgo de muerte, según un documento de los CDC que había sido anticipado ayer por diarios estadounidenses.

Este hallazgo es preocupante y fue un descubrimiento fundamental que llevó a la recomendación de máscara actualizada de los CDC”, sostuvo Rochelle Walensky, directora de la agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos estadounidense. “Creo que la gente debe entender que no estamos llorando lobo aquí. Esto es serio. Es uno de los virus más transmisibles que conocemos como el sarampión o la varicela”, agregó.

La variante también tiene más posibilidades de superar las protecciones otorgadas por las vacunas, según el informe, y agrega quela marcha atrás de la agencia el martes sobre las recomendaciones de uso de las máscaras o tapabocas para todas las personas, incluso para los estadounidenses completamente vacunados, se basó en este documento.

Sin embargo, las datos de los CDC indican que las vacunas son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves, hospitalización y muerte en personas vacunadasUna nueva investigación mostró que las personas vacunadas infectadas con la variante Delta portaban enormes cantidades del virus en la nariz y la garganta.

El documento tiene una nota urgente al pie, insistiendo en que la agencia sabe que debe renovar su mensaje público para enfatizar la vacunación como la mejor defensa contra una variante tan contagiosa que actúa casi como un nuevo virus diferente, saltando de un objetivo a otro más rápidamente que el ébola o el virus del resfriado común. Para ello cita una combinación de datos obtenidos recientemente de investigaciones de brotes y estudios externos que muestran que los individuos vacunados infectados con Delta pueden transmitir el virus con la misma facilidad que los que no están vacunados. Las personas vacunadas infectadas con Delta tienen cargas virales mensurables similares a las que no están vacunadas y están infectadas con la variante.

La cepa es más transmisible que los virus que causan el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), el ébola, el resfriado común, la gripe estacional y la viruela, según el informe. El próximo paso inmediato para la agencia es “reconocer que la guerra ha cambiado”, dice el informe citando el documento, que en realidad fue una presentación de diapositivas interna de los CDC en la que muestra la lucha de la principal agencia de salud pública del país para persuadir al público de que adopte medidas de vacunación y prevención, incluido el uso de máscaras, a medida que aumentan los casos en los Estados Unidos.

“La infección con la variante Delta produce cantidades de virus en las vías respiratorias que son diez veces más altas que las que se ven en personas infectadas con la variante Alfa, que también es altamente contagiosa”, prosigue el informe y destacó que la cantidad de virus en una persona infectada con Delta es 1000 veces más que lo que se ve en personas infectadas con la versión original del virus. El documento de los CDC se basa en datos de varios estudios, incluido un análisis de un brote reciente en Provincetown, Massachusetts, que comenzó después de las festividades del 4 de julio en la ciudad. Para el jueves, ese grupo había aumentado a 882 casos. Alrededor del 74% fueron vacunados, dijeron los funcionarios de salud locales.

Una de las diapositivas indica que existe un mayor riesgo entre los grupos de mayor edad de hospitalización y muerte en comparación con las personas más jóvenes, independientemente del estado de vacunación. Otro estima que hay 35.000 infecciones sintomáticas por semana entre 162 millones de estadounidenses vacunados.

El documento describe los “desafíos de comunicación” alimentados por casos en personas vacunadas, incluidas las preocupaciones de los departamentos de salud locales sobre si las vacunas contra el coronavirus siguen siendo efectivas y un “público convencido de que las vacunas ya no funcionan / se necesitan dosis de refuerzo”. También deja en claro que la vacunación proporciona una protección sustancial contra el virus. Pero también establece que los CDC deben “mejorar las comunicaciones sobre el riesgo individual entre los vacunados” porque ese riesgo depende de una serie de factores, incluida la edad y si alguien tiene un sistema inmunológico comprometido.

El documento incluye datos de los CDC de estudios que muestran quelas vacunas no son tan efectivas en pacientes inmunodeprimidos y residentes de hogares de ancianos,lo que aumenta la posibilidad de que algunas personas en riesgo necesiten una dosis adicional de la vacuna. La presentación destaca la abrumadora tarea que enfrenta el CDC. Debe continuar enfatizando la eficacia probada de las vacunas para prevenir enfermedades graves y la muerte, reconociendo al mismo tiempo que las infecciones de avance más leves pueden no ser tan raras después de todo, y que los individuos vacunados están transmitiendo el virus. La agencia debe mover los postes de la meta del éxito a la vista del público.

Aunque es raro, creemos que a nivel individual, las personas vacunadas pueden transmitir el virus, por eso actualizamos nuestra recomendación. Esperar incluso días para publicar los datos podría resultar en un sufrimiento innecesario y, como profesionales de la salud pública, no podemos aceptar eso”, según un funcionario federal de salud, quien habló bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hacerlo en público. La presentación se produjo dos días después de que Walensky anunciara el cambio en la recomendación de sobre el uso de tapabocas o barbijos entre las personas vacunadas.

El 13 de mayo, se les dijo a las personas que ya no necesitaban usar máscaras en interiores o exteriores si habían sido vacunadas. Pero ahora, la nueva guía refleja cambio estratégico frente a la irrupción de la variante Delta. Incluso las personas que están vacunadas deben usar máscaras en interiores en comunidades con una propagación viral sustancial o cuando estén en presencia de personas que son particularmente vulnerables a infecciones y enfermedades, dijeron los CDC esta semana.

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra la variante?

Con el surgimiento de las vacunas para uso de emergencia, cada una de ellas con características diferentes, surgen una serie de dudas sobre qué tanta eficacia tienen las mismas frente a la peligrosidad XL que tiene esta variante. Desde los primeros casos registrados en el mundo, los especialistas alertaron acerca de su “alta contagiosidad”.

New England Journal of Medicine publicó un cuadro donde se da cuenta de la eficacia que tiene cada vacuna frente a esta variante. En el mismo se da cuenta de que Pfizer protege un 36 por ciento con una dosis y 88 con dos; AstraZeneca, 30 por ciento de eficacia con una aplicación y 67 con dos. Con respecto a Sputnik, indicaron que protege un 90 por ciento con dos dosis. Respeto a Moderna, es efectiva pero no detallaron el porcentaje. Johnson & Johnson, con su mono dosis, tiene tiene una efectividad de 33 por ciento. De Sinovac y Cansino no se encontraron datos hasta el momento.

Expertos australianos hicieron saber a su población que esta mutación puede propagarse durante un breve encuentro que dure entre cinco y diez segundos. Paradójicamente, delta nació casi sin que las autoridades sanitarias lo percibieran: mientras en diciembre de 2020 el mundo miraba hacia el Reino Unido y se descubría una mutación allí surgida que se expandió rápidamente por toda Europa, en simultáneo, pasaba inadvertido que en una región de la India con casi el doble de población que Reino Unido se detectaba la variante hoy llamada delta, de la cual no se supo su peligrosidad hasta que se convirtió en dominante, ya en la primavera boreal de 2021.

Así, a la mayor capacidad de transmisión, la variante sumó luego su aptitud de eludir los anticuerpos generados por las vacunas, que se vio que podría ser hasta ocho veces mayor que la del coronavirus original, según un reciente estudio in vitro. Mientras la comunidad científica internacional continúa investigando esta cepa, la semana pasada la OMS citó dos estudios que advierten de la mayor peligrosidad de la mutación surgida en la India. Se trata de trabajos realizados por investigadores de China y Canadá, que aún no fueron publicados en una revista especializada.

Según el estudio canadiense, los riesgos para la salud con la variante Delta son significativamente mayores que con los primeros tipos de coronavirus: las posibilidades de hospitalización aumentan en torno al 120%, y las de necesitar cuidados intensivos son de alrededor del 287%. El riesgo de muerte asciende, por tanto, según los expertos, a más de un 137%.

Para el estudio de China, se examinó a personas que estaban en cuarentena tras haber tenido un contacto estrecho con un infectado con esa variante. La prueba PCR les dio positivo tras una media de cuatro días, en lugar de seis, como ocurría con las primeras variantes. Además, la carga viral resultó 1.200 veces mayor en la primera prueba positiva que en las variantes originales del virus.

Ahora bien, ¿qué resultados recopilaron cada una de las vacunas? En el caso de Pfizer BioNTech y AstraZeneca Oxford, son varios los datos. En el caso de la compañía farmacéutica norteamericana, que en alianza con la empresa de biotecnología alemana BioNTech desarrollaron la primera vacuna de ARN mensajero en ser aplicada en los brazos de millones de personas por primera vez en la historia de la ciencia, desde Pfizer reiteraron que su formulación funciona contra la mutación Delta e incluso agregaron que planean estudiar una fórmula pensada y dirigida contra esta variación del SARS-CoV-2. Informaron que lanzarán ensayos clínicos en agosto.

Según estudiaron en el Reino Unido, donde Delta ya es la dominante y más de la mitad de la población ya ha sido vacunada completamente, la actual tasa de mortalidad cercana al 0,085% es hasta 20 veces menor que al comienzo de en el apogeo del brote. Así lo advirtió Meaghan Kall, epidemióloga del Public Health England (PHE).

¿Qué sucede en relación a la prevención de la infección y por lo tanto transmisión y propagación? Con una aplicación de la vacuna de Pfizer BioNTech es probable que se esté protegido contra la infección sintomática de esta variante. Diversos estudios muestran que en Canadá se logró un 56% de protección; ensayos en Escocia mostraron un 33% de inmunidad y pruebas similares en Inglaterra, también un 33%.

También con una dosis de esta vacuna es probable que se esté protegido contra la hospitalización frente a la variante Delta. Así lo muestra la eficacia registrada en estudios realizados en Inglaterra que mostraron un 94% de protección y un 78% en ensayos llevados adelante en Canadá, 78%.

Con el esquema completo de la vacuna de ARN mensajero que consta de dos inyecciones cada 21 días, es probable que se esté protegido contra la infección asintomática de la variante Delta. En este caso con dos dosis, la eficacia registrada en estudios hechos en Inglaterra se llegó a un 88% de cobertura, en Canadá 87%, en Escocia 83% y en Israel 63%. Frente a la hospitalización en pacientes con la variante Delta vacunados con Pfizer, la eficacia registrada en estudios fue del 96% en Inglaterra y 93% en Israel 93%.

Similar son los resultados arrojados por AstraZeneca, inoculante aplicado masivamente por la Argentina contra el COVID-19. Esta vacuna de plataforma de vector viral no replicativo de chimpancé, consta de dos dosis aplicadas en personas mayores de 18 años y su segunda aplicación se indica de 28 a 84 días después de la primera. Su eficacia general ronda el 76% en ensayos clínicos en los Estados Unidos.

Frente a la variante Delta, una dosis de la vacuna de Oxford AstraZeneca es probable que genere una protección contra la infección sintomática de la mutación, con una eficacia informada en estudios del 67% en Canadá y 33% en Escocia e Inglaterra. En cuanto al riesgo de hospitalización, se registró una eficacia informada en estudios del 88 % en Canadá y 71% en Inglaterra.

Con el esquema completo, es decir con dos dosis, AstraZeneca Oxford es probable que genere protección contra la infección sintomática de la variante Delta, con una eficacia informada en estudios del 61% en Escocia y 60% en Inglaterra. Por último, con las dos inoculaciones y en relación al riesgo de hospitalización, la compañía farmacéutica informó que registró un 92% de cobertura en Inglaterra.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) informó días atrás que su vacuna Sputnik V es la más eficaz contra la variante Delta del coronavirus, según comprobó luego de un estudio científico reciente. “Sputnik V es más eficaz contra la variante Delta del coronavirus, detectada por primera vez en la India, que cualquier otra vacuna que haya publicado resultados sobre esta cepa hasta ahora: el estudio del Centro Gamaleya enviado para su publicación en una revista internacional revisada por pares”, comunicó RDIF, por Twitter, en un posteo en el que no citó la revista científica donde se presentó el estudio.

Gamaleya había informado hace un mes atrás que que Sputnik V era 2,6 veces menos eficaz contra la variante Delta. Según una publicación de la agencia rusa de noticias TASS, la actividad de la formulación “está ligeramente por debajo” en relación con las otras mutaciones del coronavirus. “Vemos que la actividad de los sueros está ligeramente por debajo en relación con la cepa delta. La efectividad del Sputnik V es más baja en un factor de 2.6″, expresaron en una conferencia de prensa.

El laboratorio estadounidense Moderna anunció hace 30 días su vacuna contra COVID-19 “parecía prometedora” contra las variantes del coronavirus. Según resultados en laboratorio la vacuna con tecnología de ARNm de dos dosis produjo anticuerpos neutralizantes contra delta surgida en la India, así como beta y eta, variantes que se encontraron por primera vez en Sudáfrica y Nigeria, respectivamente, según Moderna. La compañía precisó que los resultados se basaron en el suero sanguíneo de ocho participantes una semana después de que recibieron la segunda dosis de la vacuna. Los datos aún no han sido revisados por pares. Los resultados, aunque prometedores, pueden no reflejar cómo funcionan realmente las vacunas en escenarios del mundo real contra las variantes.

“Seguimos comprometidos con el estudio de variantes emergentes, la generación de datos y compartirlos a medida que estén disponibles. Estos nuevos datos son alentadores y refuerzan nuestra creencia de que la vacuna Moderna COVID-19 debe seguir protegiendo contra las variantes recién detectadas”, dijo el director ejecutivo de ModernaStephane Bancel, en un comunicado de prensa, mientras las acciones de la compañía subían más de un 4% en las operaciones de hoy después de anunciar los resultados del laboratorio.

Hasta el momento, hay dos vacunas de ARN mensajero contra el COVID-19 autorizadas en el mundo. Una de ellas fue desarrollada por las empresas BioNTech de Alemania y Pfizer de los Estados Unidos. La otra inmunización fue elaborada a partir de investigaciones de científicos de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y es comercializada por la empresa biotecnológica Moderna. Ese tipo de vacunas enseñan a las células del organismo humano a producir una proteína, o incluso solo una porción de una proteína, que puede desencadenar una respuesta inmune si la persona queda expuesta a la infección por el coronavirus.

La vacuna de Moderna ya fue autorizada en 54 países en el mundo. La vacuna Moderna fue 100% efectiva contra la variante Alfa del coronavirus, que había sido detectada en septiembre del año pasado en el Reino Unido. También se descubrió que esa vacuna es 96% efectiva contra la variante Beta a los 14 días de la aplicación de la segunda dosis, según un estudio de personas vacunadas residentes en Qatar. El estudio fue publicado este viernes 9 de julio en la revista especializada Nature Medicine.

A pedido de la FDA, Pfizer y Moderna amplían el estudio de sus vacunas en niños de 5 a 11 años El organismo instó a las empresas a que incluyan a 3.000 niños en este grupo de edad. Se trata de una medida de precaución diseñada para detectar efectos secundarios raros, incluidos problemas de inflamación cardíaca que aparecieron en personas vacunadas menores de 30 años.

En Argentina, el Ministerio de Salud comenzó este miércoles a distribuir las vacunas del laboratorio Moderna donadas por Estados Unidos. En esta primera etapa se repartirán 901.040 dosis entre todas las provincias del país y serán destinadas a los adolescentes de 12 a 17 años con condiciones priorizadas.

En tanto, los vacunados con Johnson & Johnson necesitarán una segunda dosis para protegerse contra las variantes Delta y Lambda. Así lo sugiere un estudio realizado en Nueva York, Estados Unidos. Los científicos plantean que se podría dar una segunda dosis a los ya inmunizados o combinar con otras vacunas. Sin embargo, el laboratorio que la produce sostiene que una dosis brinda alta protección.

Un reciente estudio científico -que está a la espera de revisión- señala que la vacuna de Johnson & Johnson puede ser un poco menos efectiva si una persona ya inmunizada se ve expuesta a la infección por Delta o Lambda en comparación con el virus original que dio lugar a la pandemia en diciembre de 2019.

Si bien los resultados del estudio que está disponible en Internet puede ser preocupantes, especialmente para los que recibieron esa vacuna, el modo en que se hizo puede ser una limitación para tener una evidencia sólida. Fue realizado por científicos de la Escuela de Medicina Grossman, en Nueva York, Estados Unidos: hicieron experimentos con muestras de sangre en un laboratorio, y pueden no reflejar el rendimiento de la vacuna en el mundo real.

El 10 de julio pasado, la empresa había comunicado resultados exitosos de dos estudios que realizó -aunque tampoco pasaron aún la revisión de pares- que señalaban que su vacuna de una sola dosis contra el COVID-19 sí seguía dando una protección alta contra la variante Delta del coronavirus, incluso 8 meses después de la aplicación

Aunque no se dispone aún de un resultado concluyente, la emergencia de las variantes ha puesto en debate si las personas que han recibido la vacuna de una sola dosis - son más de 13 millones solo en los Estados Unidos- podrían requerir de una segunda dosis. Los científicos de la Escuela de Medicina Grossman lo postulan como posibilidad, e incluso sugieren que las personas que han recibido la dosis de Johnson & Johnson podrían acceder a un intercambio con una de las vacunas de ARN mensajero desarrolladas por las empresas Pfizer-BioNTech y Moderna.

La potencial reducción de la protección de la vacuna de Johnson & Johnson es coherente con lo que pasa con la primera dosis de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Esta vacuna tiene una arquitectura similar a la de la vacuna de Johnson & Johnson y la primera dosis brinda sólo un 33% de eficacia contra la enfermedad sintomática causada por la variante Delta.

La protección de la vacuna sigue siendo muy eficaz contra las infecciones graves y las hospitalizaciones causadas por cualquier versión del coronavirus, y los que corren más riesgo siguen siendo los no vacunados, según entrevistas con 10 destacados expertos en COVID-19. Lo que más preocupa de la variante delta, identificada por primera vez en la India, no es que enferme más a la gente, sino que se propaga mucho más fácilmente de persona a persona, aumentando las infecciones y hospitalizaciones entre los no vacunados. También se están reuniendo pruebas de que es capaz de infectar a personas totalmente vacunadas a un ritmo mayor que las versiones anteriores, y se ha planteado la preocupación de que puedan incluso propagar el virus, según estos expertos.

“El mayor riesgo para el mundo en este momento es Delta”, dijo la microbióloga Sharon Peacock, que dirige los esfuerzos en el Reino Unido para secuenciar los genomas de las variantes del coronavirus, y lo calificó como la “variante más fuerte y rápida hasta ahora”.

Política

La vicepresidente había planteado un reclamo por las opiniones del periodista vinculadas a las causas judiciales. La Justicia reiteró que la libertad de prensa...

Tendencias

El organismo detectó fallas vinculadas a la “implementación de medidas adecuadas para mitigar los riesgos de contaminación cruzada”, durante una visita que realizó con...

Advertisement