¿Estás disfónico? Seguí estas pautas para cuidar tu voz

La voz es uno de los motores básicos de la comunicación y el vehículo del habla, del pensamiento, de las emociones y refleja el estado de salud físico y mental. En la actualidad se registran unos altos índices de abuso y mal uso vocales que hace que las disfonías se diagnostiquen más asiduamente.

La era de las comunicaciones ha hecho que todo pase por la voz. La gente usa de forma constante los dispositivos para comunicarse, se esfuerza a hablar con el elevado ruido ambiental actual, hay una inadecuada climatización de los lugares de trabajo, se mantienen los hábitos tóxicos como el tabaco, la mala alimentación y en algunas profesiones hay una demanda vocal sin preparación previa. “Todo ese fenómeno al que estamos asistiendo hoy, impensado, ha hecho que nuestra voz que no fue creada para eso está sufriendo, está siendo mal usada, abusada”, alertó la médica especializada en laringología y voz, Iris Rodríguez.

La voz es una función del organismo a la que hay que prestar atención y con esto en mente se celebra este domingo el Día Mundial de la Voz, en el cual la prevención es la consgina básica. Este año el lema es "comparte tu voz".

Una parte de la prevención consiste en preparar la voz para que sea usada de forma regular en caso que la profesión lo requiera. “La currículas de carreras como la de periodista, docente, vendedores, locutores, se olvidaron de poner como materia técnica vocal y enseñarles al mismo tiempo que les enseñan las otras habilidades a cómo usar la voz para trabajar con ella”, analizó Rodríguez.

La fonoaudióloga Fabiana Wilder aseguró que los profesionales de la voz, es decir, aquellos que la usan para trabajar, necesitan de una preparación previa: “El entrenamiento es básico, aportará las herramientas necesarias diferenciadas según la actividad vocal. Resulta indispensable para los profesionales de la voz tener conciencia, conocer el instrumento. Las cuerdas vocales son músculos que como cualquier musculatura requieren de un entrenamiento específico ligado al uso”, indicó.

Wilder especificó: “Dentro del entrenamiento se trabajan elementos ligados al aumento de eficiencia, se integran los sistemas intervinientes en la producción sonora. Resulta indispensable hacer lo que se denomina warm up / entrada en calor previa a cualquier actividad vocal”.

La experta recomendó que un profesional de la voz deberá tener como rutina su consulta al laringólogo para chequear el estado de sus cuerdas vocales una vez al año y previo al inicio de cualquier actividad de entrenamiento o rehabilitación de la voz.

Recomendaciones para preservar la voz

Evitá los lugares de mucho ruido en los que te veas forzado a hablar por encima del ruido ambiental.

- Si estás resfriado tratá de no hablar mucho mientras dure el resfrío o la laringitis. Podés hacer vapor para fluidificar las secreciones y mejorar la humedad de la vía aérea para no someter a la voz a tanta exigencia.

Mantené una alimentación sana. Evitá el consumo excesivo de fritos, grasas, azúcares, alcohol y café. El reflujo que generan es perjudicial porque ese ácido del estómago impacta sobre las cuerdas vocales.

- Tomá mucha agua. No hablés con la garganta seca.

No te automediques. Debés vigilar la medicación que tomás porque muchas pueden afectar la lubricación y el funcionamiento de las cuerdas vocales, por ejemplo los antihistamínicos. Si te sucede algo siempre consultá con el médico.

Dormí bien. Al menos las ocho horas que recomiendan los expertos en medicina.- Tratá de tener un nivel bajo estrés, que no solo tiene un impacto en toda la esfera psíquica sino que en lo físico contractura los músculos de la laringe, tanto los intrínsecos como los extrínsecos.- Intentá evitar al máximo carraspear.

- No fumes.

- Cuidate con los cambios bruscos de clima.

Tipos de disfonías

Si bien la capacidad fonatoria normal de una persona difiere de una a otra, en promedio, está en dos horas diarias para la voz cantada y cuatro horas para la hablada. Por encima de ese tiempo hace falta tener una técnica depurada para no lesionarse.

Existen las disfonías funcionales, en las cuales lo único que está alterado es la función vocal. Son del resfrío, abuso vocal, mal uso vocal, cansancio o las generadas por enfermedades.

Pero, éstas sostenidas en el tiempo pueden transformarse en disfonías orgánicas, que son cuando ya han dejado un impacto a la cuerda vocal, han alterado su estructura. En ese caso aparecen los nódulos, los pólipos, los quistes de las cuerdas vocales o úlceras.

 

Fuente: TN.com.ar


Comentarios


Radio Noticias